Radio Luz Boston On Demand

Qué dice Jesús sobre el consumo de alcohol



Escrito por: Clarence L. Haynes Jr

Entre los cristianos, el alcohol sigue siendo un tema “divisivo”; aunque los puntos de vista han cambiado dramáticamente con los años. Las opiniones van desde la mentalidad de la iglesia de la vieja escuela en la que todo lo relacionado con el consumo de alcohol está mal, hasta las iglesias que ahora fabrican y venden su propia cerveza.

¿Dónde te deja eso? Quizás te preguntes, ¿qué dice Jesús sobre el alcohol en la Biblia? Veamos primero dónde se menciona el alcohol en contexto con Jesús en la Biblia.

Jesús bebió vino

Sé que a menudo no pensamos en Jesús en esta luz, pero él bebió vino ya que era parte de la norma cultural. Aquí hay tres casos a los que quiero dirigir su atención:

1. La boda

Probablemente estés familiarizado con la historia de la boda en Cana en Juan 2. En esta boda, están celebrando y se acaba el vino. Jesús finalmente convierte el agua en vino. Creo que es seguro decir que, si Jesús estuvo presente y celebrando con los otros invitados, lo más probable es que consumiera vino porque lo creó para compartir en la boda.

2. Lucas 7:33-34

Porque vino Juan el Bautista, que no comía pan ni bebía vino, y ustedes dicen: “Tiene un demonio”. Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y ustedes dicen: “Este es un glotón y un borracho, amigo de recaudadores de impuestos y de pecadores”. Lucas 7:33-34

En este caso, Jesús está hablando y exponiendo la duplicidad de los fariseos. Se quejaron de Juan que nunca tocó el vino y se quejaron de Jesús que sí lo hizo.

En aras de la claridad, Jesús no se emborrachó. Los fariseos lo acusaron de esto porque eligió comer con pecadores que obviamente consumían vino con su comida.

3. La última cena

“Después tomó una copa, dio gracias y se la dio a ellos, y todos bebieron de ella.” Marcos 14:23 (NTV)

Vemos que Jesús bebió vino en la última cena, que sabemos que en este caso era un símbolo de su sangre que estaba a punto de derramarse.

¿Por qué es todo esto importante?

Lo que descubrimos de estos pasajes es que Jesús no tuvo problemas con el consumo de vino, que es una bebida alcohólica.

Ahora, antes de llegar a una conclusión y subirse a su automóvil para dirigirse al pub local, haz una pausa para considerar esto: no creo en estos casos que Jesús estaba dando una licencia para consumir alcohol, ni lo estaba quitando. De hecho, estas ni siquiera eran pautas. Eran solo puntos en el tiempo donde vimos a Jesús consumiendo vino, y generalmente se consumía con una comida.

Las pautas para el consumo de vino o alcohol provienen del apóstol Pablo.

Beber o no beber, esta es la guía de 2 partes

Si tienes problemas con el alcohol (o se aplica en su familia), ninguna de estas pautas se aplica a ti. Si esa es tu situación, mi directriz es simple: mantente lo más alejado posible.

Si esa no es tu situación, sigue leyendo. Cuando se trata del consumo de alcohol, realmente hay dos cosas a considerar:

1. Cómo te afecta

“«Todo me está permitido», pero no todo es para mi bien. «Todo me está permitido», pero no dejaré que nada me domine.” 1 Corintios 6:12 (NTV)

Cuando se trata del consumo de alcohol, la pregunta no debería ser solo si debes beber o no, sino ¿qué te sucede cuando lo haces? ¿Es bueno para ti? En otras palabras, ¿por qué estás tomando esa bebida?

Déjame darte dos escenarios. Si sale a comer y toma una copa de vino con la comida, personalmente no veo nada de malo en eso. Después de todo, esto es lo que hizo Jesús.

Sin embargo, si has tenido un día difícil y solo quieres tener un vaso “para olvidar un poco”, aquí es donde puede ser un poco complicado. Estás recurriendo al vidrio por un cierto nivel de comodidad. Creo que es en este espacio que debes proceder con precaución.

Lo mismo es cierto si recurres a una bolsa de Oreos y un galón de leche para mayor comodidad. Es posible que no te emborraches, pero puedes aumentar de peso, lo que tampoco es bueno para ti.

El punto es: no quieres convertirte en un esclavo.

Si crees que esto podría ser un problema para ti, entonces tal vez sea una buena idea no beber. No significa que no sea adecuado para todos, solo significa que no es adecuado para ti. Ten cuidado con la mentalidad de “Puedo manejarlo”, porque eso puede abrirte la puerta a convertirte en un esclavo.

Además, si consumes alcohol porque quieres “encajar” con lo que todos los demás están haciendo, eso también es una motivación peligrosa, y te sugiero que huyas de eso también.

2. Cómo afecta a otros

“«Todo está permitido», pero no todo es provechoso. «Todo está permitido», pero no todo es constructivo. Que nadie busque sus propios intereses sino los del prójimo.” - 1 Corintios 10: 23-24 (NTV)

Me parece muy interesante que Pablo use exactamente el mismo argumento, pero dirija el objeto del argumento no hacia ti sino hacia los demás. El otro lado de la pregunta sobre el alcohol es: ¿cómo afecta su consumo de alcohol a quienes lo rodean?

Puede haber situaciones en las que puede optar por no consumir una bebida alcohólica, no porque no sea bueno para ti, sino porque no es bueno para otra persona.

Como cristianos, debes reconocer que tus acciones influyen en los que te rodean, y cuanta más influencia tengas, más debes tener en cuenta tus acciones. Lo que dices y lo que haces importa. La persona que dice que puede hacer lo que quiera hacer sin tener en cuenta a los que están a su alrededor no está operando con el amor de Cristo. La pregunta entonces no es si puedes hacerlo, sino si deberías hacerlo. En otras palabras, sólo porque puedas no significa que debas hacerlo.

Cuanto más crezcas y madures en tu viaje con Cristo, más comenzarás a comprender que no se trata de ti, sino de cuidar a los que te rodean.

“No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no solo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás.” - Filipenses 2:3-4

El último factor

Cuando llegas al meollo del asunto, la decisión de beber alcohol o no es una decisión personal que viene con una gran consideración. No puedes tomar la decisión en el vacío. Reconoce que tu decisión puede afectarte y puede afectar a quienes te rodean.

Como la Biblia no dice con precisión “no beberás vino”, te animo a que te apoyes en el Espíritu Santo. Simplemente pregúntale a Dios: ¿es bueno para mí? No te preocupes por lo que hacen los demás porque eso no es lo más importante.

Dios sabe el impacto que el alcohol tendrá en ti, así que pide su guía sobre sí debes consumirlo o no. Deja que tu motivación sea Dios. Quiero honrarte y representarte bien, y luego seguir su dirección.

Si dice “no”, cierra la puerta y aléjate. Por cierto, él te dará la gracia para hacerlo. Si él no dice que no, entonces procede con precaución ... recordando a los que están a tu alrededor.

Si tu deseo es amar a Dios con todo tu corazón y amar a tu prójimo como a ti mismo, entonces estoy seguro de que Dios te llevará a tomar la decisión correcta sobre el alcohol para tu vida. Entre todo recuerda la moderación y el autocontrol, también recuerda que no es bueno inducir a otros a lo que no quieren hacer, o hacer lo que otros quieran que hagas. Siempre ten tus convicciones y principios por delante.  

________________________________________

Clarence L. Haynes Jr es un vocero, profesor, autor y con-fundador del Club de Estudio de la Biblia. Ha pasado más de 30 años sirviendo al cuerpo de Cristo en distintos establecimientos y ya ha lanzado su primer libro La Búsqueda del Propósito. Si has luchado tratando de descubrir la voluntad de Dios, este libro te ayudará a descubrir las diferentes formas en las que Dios te lleva a su voluntad perfecta. Para aprender más acerca de su ministerio, por favor visita clarencehaynes.com.  

Devocional Diario

Ver Todo