Radio Luz Boston On Demand

Lecciones de la pandemia a largo plazo



Escrito por: Steve Hall

En las próximas semanas, muchos de nosotros estaremos en zonas que comenzarán a levantar algunas restricciones impuestas durante la pandemia del COVID-19. Si se hace con cuidado esto puede ser una buena noticia.

Pero a medida que tratamos de comenzar a avanzar, este es un momento importante para pensar en las lecciones que hemos aprendido durante el confinamiento que tal vez deseemos mantener.

A continuación, se presentan algunas de las bendiciones que esta crisis ha abierto que quiero continuar.

1. Amar bien a nuestros vecinos

Luego de haber conocido a mis vecinos, ya no quisiera que fuera de otra manera, quiero mantener y desarrollar esas relaciones.

Para muchos de nosotros atorados trabajando desde casa, o cuidando a los niños que ya no están en la escuela, se ha vuelto más común dar paseos por el vecindario. He hecho amistad con varios vecinos durante esas caminatas que nunca había hecho mientras trabaja en el centro de la ciudad todos los días (con mandados, ejercicios, o compromisos que hacer por la noche). Los veo como reuniones providenciales con personas con las que Dios quiere que siga haciendo amistad.

Esto es importante no sólo a corto plazo, sino porque este virus puede tener implicaciones a largo plazo para nuestro país y economía. Esta crisis está abriendo una oportunidad para presentar a los demás la esperanza eterna cuando la esperanza puesta en las cosas mundanas ha sido sacudida.

El cuerpo de Cristo es el único grupo en el planeta que puede hacer eso. Doy gracias a Dios por las nuevas oportunidades que ha abierto para aquellos a través de esta crisis. Puede que esta sea una de las lecciones de la pandemia a largo plazo que más nos ayudará a construir una comunidad fuerte y sincera con las personas a nuestro alrededor.  

2. Priorizar la salud espiritual y emocional a través de las redes sociales

Quiero seguir usando el tiempo disponible para el crecimiento espiritual y las relaciones antes que los medios de comunicación, las redes sociales y el entretenimiento.

Durante los últimos años, he tenido la suerte de tener mañanas disponibles para la oración y las devociones. Trabajar en casa ahora ha abierto al menos una hora adicional todos los días porque no estoy trasladandome de un lado a otro.

He tratado de invertir este nuevo tiempo para profundizar mi relación con Cristo, orar con los demás a través de Zoom y por teléfono, tender la mano regularmente a los más afectados por la crisis y apoyar a los ministerios que apoyan a las personas sin trabajo debido a la pandemia. También he estado en contacto más regular con la familia de fuera de la ciudad. Todas estas son nuevas prioridades sobre cómo uso mi tiempo que quiero continuar.

Pero para hacer eso, también he tenido que resistir la llamada de sirena del entretenimiento, noticias incesantes y redes sociales, limitando estos a una o dos horas por día si puedo. Para las familias y para todos nosotros, es una gran oportunidad para invertir más tiempo cara a cara y menos tiempo en Facebook (aunque este último, si se usa con cuidado, también puede ayudarnos a mantenernos en contacto con los demás).

Las familias que normalmente tienen hijos en la escuela, con los padres que ahora trabajan en casa, han sido desafiadas por una abundancia excesiva de contacto humano. Para aquellos de nosotros que vivimos y trabajamos solos, el aislamiento social ha sido difícil (especialmente para los extraterrestres como yo).

Pero ese desafío también ha proporcionado la bendición de aceptar más tiempo solo, y el desafío de usarlo bien. Esta es una gran oportunidad para que cada uno de nosotros utilice parte de este tiempo de inactividad forzado para acercarse más a Cristo, y el uno al otro, incluso si por teléfono o por el tiempo de mira. Quiero mantener eso tanto como sea posible, incluso si vuelvo a trabajar en un entorno de oficina.

3. Tener menos “cosas”

Después de tener mis armarios despejados, quiero mantenerlos así.

Con tiempo adicional para limpiar y purgar una casa, apuesto a que muchos de nosotros nos hemos sorprendido de encontrar cosas que compramos y olvidamos. Con esas cosas perdidas y el espacio abierto, planeo ser mucho más cuidadoso haciendo ropa u otras compras.

Esta crisis es un tremendo recordatorio de que, en la eternidad, todo lo que tendremos es lo que hemos regalado. Tenemos que vivir así, y dar así, y no sólo durante una crisis. 

4. Dar más, de forma sacrificada

Jesús tenía claro que simplemente somos mayordomos de lo que nos confía (Mateo 25:14-29). Pero nos hemos acostumbrado a ver nuestras posesiones como las nuestras, no las suyas, después de dar a la iglesia o a las organizaciones benéficas. En verdad, todos nuestros recursos y nuestros mismos le pertenecen y deben ser ofrecidos de vuelta a él. (Deuteronomio 10:14; 1 Corintios 10:26; Romanos 12:1).

La entrega sacrificial no se manda en las Escrituras, pero siempre se elogia. Jesús alabó a una viuda pobre que dio sólo una pequeña cantidad, pero era "todo lo que tenía que vivir" (Lucas 21:1-4). Las iglesias macedonias dieron generosamente a pesar de su gran pobreza (8:7-15).

Se alienta la entrega voluntaria y gozosa de ese tipo (2 Corintios 9:6-7) y ahora se necesita más que nunca. Eso va para las necesidades locales y las que están en el extranjero, donde los países ya pobres son ahora golpeados con el virus.

Esta crisis proporciona otra bendición potencial para dar de forma sacrificada. Esa es una bendición que podemos compartir con otras personas con o sin una crisis para incitarnos. En estos momentos de crisis podemos reflexionar con más tiempo en las cosas que tenemos yen la cosas que necesitamos y nos damos cuenta que mucho de lo que tenemos es en realidad un exceso no vital en nuestra vida. Otra de las lecciones de la pandemia a largo plazo es valorar lo que tenemos y compartir con aquellos que no tienen lo suficiente.   

5. Estar agradecido en todas las circunstancias, incluso en esta

Uno de los hábitos más importantes que he cultivado durante esta crisis es dar gracias regularmente por las muchas bendiciones que tengo, incluso cuando a menudo me falta compañía y conveniencias que tenía antes. "Da gracias en todas las circunstancias, porque esta es la voluntad de Dios en Cristo Jesús para ti." (1 Tesalonicenses 5:18). Pablo escribió esto a los cristianos que se enfrentaban a la persecución, algo que enfrentaba una y otra vez en su ministerio. Qué mejor momento que ahora para poner este versículo a practicar a diario.

Espero que estas ideas y lecciones de la pandemia a largo plazo sean constructivas. Cada desafío que Dios permite en nuestra vida nos brinda la oportunidad de servir y crecer. Que nos ayude a aprovechar esas oportunidades ahora y en los próximos días, meses y años. 

---------------------------

Steve Hall es un abogado que trabaja en Richmond, Virginia. Se graduó del Seminario Teológico Gordon-Conwell y de la Facultad de Derecho de la Universidad de Virginia. También dirige un ministerio sin fines de lucro, Joseph's Way (www.josephsway.org), que desde 2012 ha estado ayudando a las familias e iglesias a prepararse para emergencias, crisis financieras y desafíos legales a la fe cristiana, de maneras que los preparan para servir a los demás durante una crisis.


headshot of author Steve HallSteve Hall is an attorney who works in Richmond, Virginia. He is a graduate of Gordon-Conwell Theological Seminary and the University of Virginia School of Law. He also leads a nonprofit ministry, Joseph’s Way (www.josephsway.org), that since 2012 has been helping families and churches prepare for emergencies, financial crises, and legal challenges to the Christian faith, in ways that equip them to serve others during a crisis.

Devocional Diario

Ver Todo