Radio Luz Boston On Demand

Cuando parece que tu vida no va a ninguna parte (vida sin rumbo)

Escrito por: Scott Sauls


Una vez, J.R.R Tolkien escribió una historia corta para ayudarlo a procesar su propia frustración con el trabajo. La historia, La Hoja de Niggle, trataba sobre un artista al que se le había encargado pintar un mural al costado del ayuntamiento. Niggle pasó el resto de su carrera intentando completar ese mural, un árbol grande y colorido que inspiraría en los años venideros. Pero al final, el artista solo pudo echar una sola hoja. Y luego murió. En el tren al cielo, Niggle vio una imagen vaga, pero familiar, en la distancia. Le pidió al conductor que detuviera inmediatamente el tren. Cuando Niggle se bajó, se acercó al objeto y descubrió que era un árbol: su árbol, completo y más hermoso de lo que jamás había imaginado. Y allí, en medio del árbol, estaba su contribución: la hoja de Niggle para que todo el mundo la viera. Al final, Niggle descubrió que todo, el árbol e incluso su única hoja, era un regalo glorioso y completo.

Tolkien escribió La Hoja de Niggle como una forma de procesar su frustración con otra obra suya, una que había pasado años creando pero que estaba convencido de que nunca sería completada o apreciada por nadie. El nombre de esa obra frustrante era El señor de los anillos.

Si Tolkien hubiera sabido lo que sabemos ahora sobre su trabajo “fallido”. Y si supiéramos ahora lo qué sabremos algún día sobre nuestro propio trabajo y cómo encaja en el plan general de Dios para salvar y sanar al mundo tendríamos un vida mucho menos complicada. Todo depende de nuestra fe, de lo contrario pensariamos que nuestra vida vda no tiene sentido o es una vida sin rumbo. 

En esos momentos en los que se ven tentados a dejar de  presionar y a renunciar, en aquellos momentos en los que podría estar tentado a usar la palabra “simplemente” sobre su obra o trabajo. “Soy simplemente un contador, simplemente una estancia en casa de los padres, solo un músico sin etiqueta, solo un paisajista, solo  un empleado, solo  un pastor...” Te animo a que visites la historia de La Hoja de Niggle. Te animo a que consideres no solo el pasado sino también el futuro, donde la importancia del trabajo de tu vida, que puede parecer solo una o dos hojas, se revelará como una parte esencial del árbol que Dios colocará en el medio de su  ciudad, el gran árbol de la vida, que será para la sanidad de las naciones ( Apocalipsis 22: 2 ).

Aunque a veces es difícil creer que su trabajo, hecho para la gloria de Dios, tenga un significado perdurable, lo tiene absolutamente. En su libro, Toda Buena Obra, Tim Keller y Katherine Alsdorf hacen un trabajo tremendo al explicar el significado de La Hoja de Niggle y cómo se relaciona con nuestras historias actuales:

Realmente hay un árbol. Lo que sea que estés buscando en tu trabajo: la ciudad de la justicia y la paz, el mundo de brillantez y belleza, la historia, el orden, la curación, está ahí. Hay un Dios, hay un mundo futuro sanado que Él traerá y tu trabajo lo está mostrando (en parte) a otros. Su trabajo solo será parcialmente exitoso en sus mejores días, para lograr ese mundo. Pero inevitablemente, todo ese árbol que ves, la belleza, la armonía, la justicia, la comodidad, la alegría y la comunidad, se concretará. Si sabes todo esto, no estarás abatido de que solo puedas obtener una hoja o dos de esta vida. Trabajarás con satisfacción y alegría.

Estos comentarios me ayudan a ver que mi trabajo, lo reconozca o no, ya sea que alguien más lo reconozca o no, se ajusta al plan general de Dios.

Las Escrituras prometen: “Ningún ojo ha visto, ningún oído, ni el corazón del hombre imaginado, lo que Dios ha preparado para los que lo aman” ( 1 Corintios 2: 9 ). También promete que el buen trabajo que ha comenzado en nosotros, todo buen trabajo, ya sea el trabajo de ser más como Jesús en nuestro carácter, o el trabajo de pintar solo una hoja cuando soñamos con un árbol, se completará. El Dios que es Creador y Restaurador, Arquitecto y Constructor de su gran ciudad, será fiel para completar esa obra (Filipenses 1: 6). Y a medida que complete esa obra, también nos mirará a través de la obra terminada de Jesús y dirá: “Bien, buen siervo y fiel” (Mateo 25:23).

El trabajo que haces ahora continuará hasta la eternidad. Es una hoja en el árbol del Creador.

--------------------------------------------------------------
Este artículo apareció originalmente en ScottSauls.com. Puedes ver el artículo original y obtener más información sobre Scott Sauls aquí.

Haga clic aquí para suscribirte a los sermones de Scott en iTunes.

Sigue a Scott en Twitter, Instagram o Facebook.

Devocional Diario

Ver Todo