Radio Luz Boston On Demand

Watch Church Services Online. Click Here Now!

7 preguntas que revelan el corazón para conectarse más profundamente que nunca como pareja

Escrito por: Cindi McMenamin

Cada pareja casada podría usar una cita nocturna, al menos una vez al mes. Pero no para ver una película juntos o discutir cómo les va a los niños o hablar sobre lo que está pasando en el trabajo. Ese tipo de conversación debería ocurrir con regularidad en su hogar.

Los dos necesitan conectarse entre sí de una manera positiva. Y que los medios revelen sus corazones unos a otros. 

A diferencia de hace una década, la principal causa de divorcio en la actualidad es la falta de comunicación. Eso significa que no comunicarse, comunicarse mal o simplemente dejar que se amplíe la brecha emocional entre un esposo y una esposa debido a la falta de reconexión, puede ser absolutamente fatal para los matrimonios.

Esto es serio. Reserva tiempo para una noche de citas y conéctense el uno con el otro a través de preguntas estimulantes y reveladoras, cuyo objetivo es el de acercarlos. Aquí hay siete preguntas reveladoras para hacerse unos a otros en su próxima cita y conectarse como pareja.

1. ¿Cuál es tu recuerdo favorito de un momento que hayamos vivido juntos?

Es posible que el estrés de la vida (o simplemente este año terrible, horrible, nada bueno, muy malo) les haya hecho olvidar muchos de los buenos momentos que pasaron juntos. Los problemas en la relación también pueden nublar nuestros recuerdos de los momentos más agradables y hacer que nos concentremos en aquello con lo que no estamos contentos.

Pero cuando ambos recuerden la primera vez que se conocieron, se casaron o los aspectos más destacados de lo que experimentaron juntos, puede traer de vuelta la calidez de lo que estaban experimentando en esa etapa de la vida.

Trata de no dar una respuesta vaga como "el día de nuestra boda" o "el día que te conocí". Habla sobre el recuerdo: lo que te encantó de esa experiencia, los detalles de lo que recuerdas, cómo te sentías. Aprovecha los detalles y explica sobre ellos y te sorprenderás de lo que sucede en sus corazones al volver a visitar esos recuerdos compartidos juntos.

Además, descubrir lo que cada uno considera un recuerdo favorito (especialmente si es algo que uno de ustedes casi había olvidado) le dice mucho sobre lo que el otro aprecia.

2. Si el tiempo y el dinero no fueran un problema, ¿qué te gustaría hacer?

Todas las parejas tenían sueños cuando empezaron. Pero la realidad de la vida es que muchos matrimonios, especialmente al principio, tuvieron que enfrentar limitaciones como presupuestos financieros, restricciones de tiempo y la prioridad del trabajo y llegar a fin de mes (especialmente si una hipoteca y los hijos entraban en escena).

Es fácil e imperceptible a veces adoptar estos hábitos de “no podemos pagarlo” cuando estás casado por 20 o 30 años, incluso si tu situación financiera ha cambiado y tu horario se ha relajado. Esta pregunta es otra forma de preguntarle a tu cónyuge: "¿Con qué sueñas todavía?"

Pocas cosas pueden reavivar un matrimonio más que aferrarse a un sueño que ustedes dos (o incluso uno de ustedes) tuvieron una vez y esperar en él y trabajar para lograrlo nuevamente. Es posible que descubras que todavía estás en la misma página o que olvidaste lo que ustedes dos como pareja alguna vez quisieron.

Esta pregunta también puede revelarte un nuevo deseo en el corazón de tu cónyuge, o en ambos corazones. Los nuevos sueños pueden representar nuevas aventuras que pueden aportar la chispa necesaria a su romance. Por supuesto, no descartes el sueño del otro ni lo derribes dando a entender que no es realista.

Sueña con tu cónyuge ... es una de las cosas que los acercará más el uno al otro. Así podrán reconectarse como pareja. 

3. ¿Cuál es tu recuerdo más divertido de nosotros?

Es posible que tanto tú como tu cónyuge hayan reído más el primer tiempo que tuvieron como pareja en comparación a lo que ríen ahora. Es porque antes del matrimonio, la hipoteca, los hijos, el estrés y el ritmo de vida no eran una traba para poder reír. 

Pero la vida se pone seria y en algún momento del camino perdemos involuntariamente nuestro sentido del humor. Esta pregunta puede arrojar luz sobre la risa en su vida, especialmente si falta y se necesita en mayor cantidad.

Tus recuerdos divertidos pueden ser simplemente un programa que recuerdan haber visto juntos, o algo que su hijo dijo cuando estaba aprendiendo a hablar. Trata de recordar las carcajadas y los momentos en que fueron divertidos juntos.

Si no tienes muchas cosas divertidas que recordar, establece como meta incorporar más risas en sus vidas. La Biblia dice “Un corazón alegre es una buena medicina” y contrasta la risa con un espíritu aplastado que seca los huesos (Proverbios 17:22 ESV).

En otras palabras, la risa te mantiene joven. Está comprobado que reduce su nivel de estrés y, en general, mejora su salud (como una "buena medicina", pero naturalmente). Le debe a su matrimonio, y a su salud personal, traer de vuelta la risa. Así que pregunte qué hace reír a su cónyuge.

4. Dime tres cosas acerca de mi persona que te hicieron enamorarte de mí.

Después de unos años de matrimonio, podemos tender a sentir que nuestro cónyuge no nos ve como lo hizo una vez, como lo apreciado, admirado, capaz o totalmente atractivo que alguna vez fuimos (¡o al menos pensamos que éramos!)

Escuchar lo que hizo que tu cónyuge se enamorara de ti podría cambiar tu idea de lo que todavía piensa de ti hoy en día. Si bien la mayoría de las esposas se sienten más gordas, con menos energía y no tan deseables como antes, los esposos también pueden sentirse menos adecuados y pueden preguntarse si sus esposas todavía las admiran como antes.

Solo pensar en esta pregunta puede hacer que te concentres en las cualidades internas positivas de la persona de la que te enamoraste y con la que te casaste. Escuchar su respuesta puede hacer que te esfuerces por volver a ser de quien se enamoró. (Si comienzas a actuar como un recién casado, es probable que te sientas como uno de nuevo y ¿quién no quiere otra luna de miel?).

5. ¿Qué palabras de aliento necesitas escuchar de mí?

Ya sea que el lenguaje de amor de tu cónyuge sea o no palabras de afirmación, él o ella todavía necesita ser afirmado y animado.

Cuando sabemos, específicamente, lo que nuestro cónyuge necesita escuchar de nosotros, podemos conectarnos mejor con sus corazones siendo su principal animador.

A veces, las palabras que creemos que le animan, en realidad no lo hacen. Por ejemplo, solía pensar que mi esposo necesitaba escucharme decir "Cuídate" cuando se iba de viaje o de aventuras con sus amigos. Al contrario, eso lo hacía sentir como un niño pequeño que podría perderse o lastimarse.

Me dijo que preferiría escuchar a su esposa decir: “Diviértete. No puedo esperar a que regreses”

Efesios 4:29 ofrece un consejo sabio acerca de nuestro discurso a nuestros cónyuges: "No dejéis que de vuestra boca salga ninguna conversación malsana, sino sólo lo que sea útil para edificar a otros según sus necesidades, para que beneficie a los que escuchan".

Eso no solo significa tratar de dejar de ser negativo o crítico con tus palabras. Significa concentrarse en decir lo que necesitan para construirlos.

No asumas que conoces las palabras que tu esposo o esposa necesita escuchar con regularidad. Pídele a tu cónyuge que te diga y responda afirmativamente, no a la defensiva. Al igual que la pregunta sobre los recuerdos, concéntrate en las cosas positivas que recuerdas que dijo tu cónyuge y refuércelas, o brinda sugerencias para nuevas palabras de aliento que necesitan escuchar el uno del otro.

6. ¿Cómo puedo orar por ti en esta etapa de tu vida?

Cuando se preguntan cómo pueden orar el uno por el otro, pueden comprender mejor por lo que están pasando los demás: con lo que ambos luchan, el deseo, la duda o el miedo.

Sin embargo, a diferencia de preguntarle a su cónyuge "¿Qué te molesta?" (lo que podría interpretarse como un cebo para una discusión sobre los "problemas"), cuando preguntas cómo puede orar por ellos, los estás sacando de la defensiva y haciéndoles saber que estás preocupado, no tratando de arreglar algo tú mismo. 

Incluso si tu cónyuge no es creyente, cuando le preguntas cómo puedes orar por él o ella, le estás demostrando que te preocupa lo suficiente por lo que está pasando como para llevárselo a Dios en oración. Además, pueden sentirse seguros de que su respuesta no está dirigida a usted, sino a Dios.

Orar con tu cónyuge es ideal, pero si eso hace que uno o ambos se sientan incómodos, asegúrale a tu cónyuge que llevarás sus inquietudes a tu Salvador y luego volverás a consultarle para ver cómo le va y cómo Dios está respondiendo tu oración. Conectarse como pareja en un nivel espiritual fortalece la relación y le da un sentido de unificación. 

7. ¿Dónde quisieras vernos en los próximos cinco años?

Ahora, trata de no tener expectativas cuando hagas esta pregunta. Si esperas una respuesta sobre el estado civil como "Quiero que estemos más unidos de lo que nunca lo hemos estado, cariño" y, en cambio, obtienes la respuesta, "Quiero vivir en un rancho en el Medio Oeste y criar caballos salvajes" sé abierto a lo que tu cónyuge realmente está diciendo.

Compartir un sueño o deseo como ese todavía te incluye, incluso si no te mencionan en la respuesta.

También puede abrir la puerta para discutir sueños a largo plazo y dónde están arraigados cada uno de sus deseos.

Con una pregunta como esta, puedes descubrir si tu cónyuge desea algo nuevo, anhela un ritmo de vida diferente, anhela una conexión más cercana o está contento con la forma en que están las cosas. También puedes descubrir en qué página se encuentra cada uno de ustedes y cómo reunirse más cerca para estar en la misma página.

No importa cuál sea la respuesta, sean amorosos y afírmense el uno con el otro.

Recuerda, la clave para hacer y responder preguntas reveladoras es abrir sus corazones el uno al otro y conectarse a un nivel más profundo. Sé paciente, comprensivo y cariñoso. No hay una respuesta incorrecta, solo la apertura de otra puerta dentro de la complejidad de cada uno de sus corazones para conectarse como pareja. 

Proverbios 20:5 nos recuerda: “Un plan en el corazón del hombre es como agua profunda, pero el hombre entendido la saca.”

----------------------------------------

Cindi McMenamin es una oradora nacional y escritora premiada que ayuda a las mujeres y parejas a fortalecer su relación con Dios y con los demás. Es autora de más de una docena de libros que incluyen Cuando las mujeres caminan solas (más de 130,000 copias vendidas), Cuando Dios ve tus lágrimas, Cuando una mujer supera las heridas de la vida, Sin drama: Encuentra paz cuando las emociones te abruman y su libro más reciente: 12 Maneras de experimentar más con tu marido. Ella y su esposo, un pastor, son coautores del libro, Cuando las parejas caminan juntas: 31 días para una conexión más cercana. Para obtener más información sobre sus recursos para ayudarte a fortalecer tu caminar con Dios, tu matrimonio o tu paternidad, visita su sitio web: www.StrengthForTheSoul.com.

Cindi McMenamin headshotCindi McMenamin is a pastor’s wife, mom, Bible teacher, and national speaker who helps women and couples strengthen their relationships with God and others. She is the author of 17 books including her best-selling When Women Walk Alone (nearly 150,000 copies sold), When a Woman Overcomes Life’s Hurts, When God Sees Your Tears, and When Couples Walk Together: 31 Days to a Closer Connection, which she co-authored with her husband, Hugh. For more on her speaking ministry, coaching services for writers, or books and resources to help you grow in your relationship with God, your marriage or your parenting, see her website: www.StrengthForTheSoul.com

Devocional Diario

Ver Todo