Radio Luz Boston On Demand

America is Open Again. Is Your Business Ready? Click Here Now!

4 maneras de dejar ir el arrepentimiento



Escrito por: Pam Kanaly


¿Alguna vez has hecho algo que, al recordar, piensas: cómo podría haber hecho eso? ¿O cómo podría haber dicho aquello? ¿O cómo podría NO haber sopesado las opciones y haber tomado una mejor decisión? ¡Seguro que si eres humano has vivido lo suficiente como para tener al menos UN arrepentimiento! Y si eres un padre soltero, es probable que hayas tenido dos o tres:  

¿Cómo podría haberme rebajado a ese estándar?

¿Cómo podría haber actuado de esa manera?

¿Cómo podría no haber visto el resultado a largo plazo de mis acciones?  

Una cosa es segura: el arrepentimiento deja una herida que atenta contra tu integridad. Duele profundamente. Deja a uno cuestionando su discernimiento. Deja a uno desconcertado sobre cómo soltar y recoger las piezas. Lo deja a uno triste, y eso es comprensible, porque uno de los efectos secundarios del arrepentimiento es la sensación de pérdida profunda: he perdido mi reputación. O he perdido a alguien querido para mí, o he perdido un gran beneficio. El arrepentimiento es doloroso. ¡AY! Te acecha durante el día y te despierta por la noche. Por lo general, el arrepentimiento tiene este componente: no tiene solución; todo lo que puedes hacer es aprender a lidiar con él. ¿Y la peor parte? Lo has hecho.

No he sentido la herida dolorosa del arrepentimiento durante muchos años hasta hace poco, y puedo decirles que es una realidad difícil de superar. En mi nuevo libro para madres solteras, La Madre Soltera y su Montaña Rusa de Emociones, escribí un capítulo entero sobre la culpa y la vergüenza. Pero el arrepentimiento es un poco diferente (desearía haber escrito un capítulo sobre ese tema; ahora mismo lo estaría leyendo).

Como hija de Dios, ¿soy la única que ha experimentado arrepentimiento?

Definitivamente no. Encontré corazones bíblicos que lidiaron con arrepentimiento: Pedro, cuando el gallo cantó tres veces; Judas, cuando devolvió las 30 piezas de plata al sumo sacerdote. David, cuando cometió pecado con Betsabé. Estos hombres sintieron pesar. Tal vez tu arrepentimiento sea por un pecado cometido, o tal vez como yo, tu arrepentimiento sea por la pura falta de perspicacia y franca estupidez. De cualquier manera, ¡el arrepentimiento es un asesino!

Entonces, ¿qué debemos hacer con nuestros remordimientos y arrepentimientos? Mientras conducía a casa hoy, Dios me habló muy claramente. “Pam: entregame tus arrepentimientos, espera en mí, aprende de mí y agradéceme”.  Permítanme compartir cada punto de restauración:

Deja tu pesar en manos de Dios

Si no estás sinceramente arrepentido, el arrepentimiento ¡TE COMERÁ VIVO! Pero cuando se lo entregas a Dios, estás diciendo: “Señor, esto es más grande que yo. No puedo quitarlo de mi mente. Las consecuencias son demasiado graves, así que es todo tuyo, Dios. ¿Dices que eres el sanador y restaurador de los sueños perdidos? Entonces bien. ¡Ésto es para ti! Te lo confío completamente a tu cuidado.

Esperar en Dios

Estoy completamente convencida de que no tenemos por que esperar las cosas, me cuesta trabajo tener paciencia. Es difícil esperar en Dios cuando estamos enterrados en penas. Pero la expectativa es una elección que hacemos, una que generalmente no es natural, y si lo fuera, su resultado no sería sobrenatural. Dios dice en su Palabra: “Yo obro todas las cosas juntas para bien” (Romanos 8:28). Cuando nos sometemos a Dios, nuestro dolor se convierte en posibilidades.

Aprender de Dios

El arrepentimiento viene camuflado en una valiosa lección. Pone en marcha el desarrollo del carácter: Señor, ¿qué quieres que aprenda de esto? Señor, ¿cómo puedo escucharte mejor la próxima vez? Señor, ¿creo que me protegerás en esto? El arrepentimiento es el terreno perfecto para comunicarse con Dios en un nivel más profundo. El carácter piadoso siempre surge de la adversidad, no en el terreno de la facilidad y la comodidad.

Agradece a Dios

¡Oh Dios mío! Esto es muy difícil. ¿En serio? ¿Gracias a Dios por este horrible sentimiento? ¿ Dar gracias a Dios por las consecuencias? ¿Cómo podemos agradecer a Dios cuando estamos golpeados? Amigo, Dios nunca dijo que debíamos sentirnos agradecidos, sino que debíamos ofrecer la actitud de agradecimiento. ¿Y por qué damos gracias por este terrible sentimiento de arrepentimiento que nos hemos provocado? 1 Tesalonicenses 5:18 nos dice: “Y esta es la voluntad de Dios en Cristo Jesús, se agradecido”. ¿Por qué estar agradecido? Sencillo. Es la voluntad de Dios; por lo tanto, debo ofrecerlo incluso si no tengo ganas.

Supongo que la mayor promesa mientras se lamenta es recordar que Dios nunca desperdicia una tristeza, pena o sensación de pérdida. Eventualmente convertirá nuestro duelo en alegría y nuestros remordimientos en algo de valor redentor. ¡Oh día feliz! Debemos dejar ir el arrepentimiento, poniéndolo en las manos de Dios, arrepentirnos de corazón, dar gracias y mejorar nuestro carácter para ser como el de Cristo. 

--------------------------------------------------------

Pam Kanaly, autora popular de La Madre Soltera y su Montaña Rusa de Emociones y una de las principales defensoras de las madres solteras en Estados Unidos, es la cofundadora de las conferencias de madres solteras: Sobrevive y prospera. Pam exuda con una pasión dada por Dios al ver a las mujeres conocer su valor en Cristo Rey. Ella es la cofundadora de la organización nacional Ministros en Ascenso, habiendo aparecido en el Club 700 y otros programas nacionales. www.ariseministries.net


Devocional Diario

Ver Todo