Radio Luz Boston On Demand

3 formas de autodisciplina claves para desbloquear la voluntad de Dios

Escrito por: Cortni Marrazzo

 

La disciplina es a menudo un tema delicado para leer o pensar. Cuando éramos niños (con suerte) nos enfrentamos al crecimiento mientras nuestros padres hicieron todo lo posible para capacitarnos para ser adultos productivos. Como adultos, tendemos a querer evitar tener que enfrentar la disciplina en nuestras vidas, ya sea de nuestro jefe en el trabajo, un líder espiritual en la iglesia o incluso de Dios, porque significa que tenemos que enfrentar una mala elección (o una serie de opciones) que hemos hecho. En realidad, hay algo que podemos hacer en cada una de nuestras vidas para disminuir la disciplina que proviene de los demás. Se llama autodisciplina.

La autodisciplina es una medida proactiva que podemos tomar en nuestras vidas que limitará la naturaleza reactiva de ser disciplinados de fuentes externas. La autodisciplina nos hace tomar decisiones correctas en nuestras vidas que conducen a resultados positivos. Este diccionario de temas bíblicos define la disciplina como “Entrenamiento amoroso y correctivo que conduce a la madurez y responsabilidad por parte de quienes lo experimentan”. 

La autodisciplina es exactamente esto, solo el entrenamiento amoroso y correctivo proviene de nosotros mismos y entrenamos nuestras mentes y cuerpos para hacer lo correcto. El proceso de ejercer la autodisciplina es la clave para garantizar que experimentemos el siguiente nivel en nuestras vidas que Dios quiere para nosotros.

La autodisciplina nos prepara

“Si eres fiel en las pequeñas cosas, serás fiel en las grandes. Pero si eres deshonesto en las pequeñas cosas, no serás honesto con mayores responsabilidades” (Lucas 16:10).

Uno de los principios de Dios para el avance es el requisito de ser diligentes con lo que tenemos y dónde estamos antes de que él nos lleve a cosas más grandes y mejores. Ser fiel requiere autodisciplina. Dios sabe que si no eres disciplinado para cuidar lo que tienes ahora (no solo cosas materiales, sino también tu cuerpo, tu familia, tu trabajo, tu posición en el ministerio, etc.) entonces no estarás listo para que Dios te traiga más responsabilidad e influencia en tu vida.

Jesús ilustró este punto exacto en la Parábola de los Tres Siervos cuando habló del maestro que dio más a sus fieles servidores después de que demostraron que se podía confiar en ellos y se los quitó al servidor que demostró ser infiel (Mateo 25: 14-30). Lo resumió en el versículo 29:

“A aquellos que usan bien lo que se les da, se les dará aún más, y tendrán abundancia. Pero de aquellos que no hacen nada, incluso lo poco que tienen les será quitado”.

Ser fiel y “usar bien lo que se te da” no es fácil y no es algo natural. Se requiere trabajo y disciplina para tomar las decisiones correctas a diario. Al igual que los estudiantes en la escuela necesitan ser disciplinados para hacer su tarea y estudiar para sus exámenes a fin de avanzar al siguiente grado, también necesitamos tener la disciplina para hacer lo necesario para estar listos para el siguiente nivel que Dios tiene para nuestro vive.  

La autodisciplina nos mantiene saludables 

“Disciplino mi cuerpo como un atleta, entrenándolo para hacer lo que debería. De lo contrario, temo que después de predicar a otros, yo mismo pueda ser descalificado” (1 Corintios 9:27).

Puede ser fácil pensar en la autodisciplina en nuestra salud física como un acto de vanidad. Después de todo, la persona promedio solo va al gimnasio y hace dieta para adelgazar y verse mejor (es por eso que a menudo no se adhieren a ella, porque esa motivación no lo mantendrá a largo plazo). Sin embargo, cuidar nuestra salud física es extremadamente importante para nuestras vidas espirituales, porque si estamos enfermos y exhaustos, físicamente no podemos hacer las cosas que Dios quiere que hagamos y nos encontramos retenidos. Al disciplinarnos para ser activos y elegir alimentos saludables para comer, le estamos dando a nuestros cuerpos el combustible que necesitan para llevar a cabo los planes de Dios a través de nosotros.

Obviamente, la salud física es muy importante, pero es solo un aspecto de la salud en nuestras vidas. La salud espiritual, emocional e incluso social trae equilibrio a nuestras vidas y nos ayuda a vivir las vidas que Dios quiere que vivamos. Necesitamos autodisciplina para priorizar el tiempo de silencio con Dios y pasar tiempo de calidad con nuestra familia y amigos. Estas cosas no suceden naturalmente en nuestras vidas si no las convertimos en una prioridad. Nuestra carne está constantemente librando una guerra contra nosotros y nuestros deseos de hacer lo correcto y tenemos que luchar contra ella todos los días.

“La naturaleza pecaminosa quiere hacer el mal, que es justo lo contrario de lo que el Espíritu quiere. Y el Espíritu nos da deseos que son lo contrario de lo que desea la naturaleza pecaminosa. Estas dos fuerzas luchan constantemente entre sí, por lo que no son libres de llevar a cabo sus buenas intenciones” (Gálatas 5:17).

Tomar las decisiones correctas requiere una disciplina seria. Si queremos ser espiritualmente, físicamente y relacionalmente saludables, tenemos que trabajar en ello.

La autodisciplina aumenta nuestro enfoque y productividad

“La gente perezosa quiere mucho, pero consigue poco, pero los que trabajan duro prosperarán” (Proverbios 13:4).

El trabajo duro siempre es parte de experimentar el siguiente nivel que Dios tiene para nosotros. Las promociones son el resultado de ser diligentes y producir resultados donde te encuentres. Cuando ejerces la autodisciplina en tu vida, tu mente se libera para concentrarse en lo que necesita concentrarse, en lugar de todas las cosas que siente que debería estar haciendo. Los pensamientos negativos nos atacan todos los días, y cuando carecemos de autodisciplina en nuestras vidas y nos negamos a hacer las cosas que sabemos que debemos hacer, esos pensamientos negativos atacan con fuerza. Estos pensamientos pueden hacernos sentir vergüenza de nosotros mismos y, cuando caminamos con vergüenza y odio a nosotros mismos, esto consume nuestro enfoque y nos roba nuestra productividad. Por el contrario, cuando nos sentimos bien con nosotros mismos y con la mayoría de las elecciones que estamos haciendo (ya que nunca haremos TODAS las buenas elecciones),

La conclusión es que una vida auto disciplinada nos acerca a Dios y nos coloca en una mejor posición para escuchar de él. Nos hace tomar mejores decisiones y caminar en el camino que Dios tiene para nosotros porque nos tomamos el tiempo para escuchar su voz. Experimentamos su paz cuando atravesamos tiempos difíciles porque somos disciplinados para estudiar su palabra y recordamos sus promesas de llevarnos adelante. Podemos bendecir a otros al estar disponibles para hablar la palabra de Dios en sus vidas. Una vida espiritualmente fuerte es una vida maravillosa para vivir, pero no viene sin esfuerzo. Mantenerse cerca de Dios es la única forma en que tendrá un fuerte sentido de propósito y paz en su vida como lo tuvo Pablo.

“He peleado la buena batalla, he terminado la carrera y me he mantenido fiel” (2 Timoteo 4:7).

------------------------------------------------------------------------

Cortni Marrazzo actualmente reside en Spokane, Washington con su esposo Jason y sus dos hijos. Ella tiene un título en Discipulado Bíblico y le apasiona el ministerio y alentar el cuerpo de Cristo. Ella y su esposo actualmente sirven como directores de grupos pequeños en su iglesia local. Puedes contactarla en [email protected] o en Facebook.

 

Devocional Diario

Ver Todo